martes, noviembre 2

Aprender a suspender

Una de las principales funciones de nuestra existencia es la educación. Desde que los niños apenas cumplen los dos años, estos pequeños individuos aprenden a aprender. Este hecho se va incrementando durante los años hasta que esa criatura haya madurado lo suficiente para cursar la educación secundaria. En ese período, estos niños están examinándose continuamente hasta conseguir el nivel académico básico que la sociedad impone. 

La cosa se agrava poco a poco cuando llega el segundo ciclo de esta etapa educacional. Los adolescentes tienen la necesidad de aprobar todo para conseguir buenas calificaciones y para teóricamente, en el futuro, conseguir un buen empleo acorde con lo que hayan estudiado.
Por el contrario, si no aprueban esos test que supuestamente conducen al “buen camino”, se descarrilan y caen al oscuro pozo en el que sólo existen los exámenes extraordinarios y la mala sensación de boca al no conseguir la meta que todos anhelan. 

Ocurre lo mismo con la universidad. Todas las personas que hayan podido superar las pruebas sin haber tropezado en la palabra malsonante del suspender pasan a estudiar la carrera escogida. Bien, pues aquí los exámenes también están presentes y los estudiantes corren el peligro de conseguir la nota indeseada creando en ellos una pesadumbre inaguantable. Lo mismo se podría decir del carnet de coche o de las oposiciones laborales para conseguir un puesto fijo.

Para que quede bien claro, examinarse es un proceso inevitable como la gripe o como la varicela. Es muy difícil esquivarlos ya que, si por un casual se consigue, se corre el riesgo de quedar fuera de la sociedad a la que pertenecemos. Como la continua evaluación no va a desaparecer, tendríamos que concienciarnos de que suspender no es tan terrorífico como en la actualidad se considera. Catear es otra etapa de esta evaluación y sin suspender no se valora el aprobar. Son dos términos que, aunque estén en el extremo contrario, no hay tanta distancia entre ellos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario