lunes, noviembre 1

La situación actual de la lectura

La lectura tiene una gran importancia en el desarrollo y maduración de las personas. No sólo proporciona información, sino que educa reforzando un tipo de valores que se aprenden en el hogar. Esta acción mejora la expresión lingüística aumentando el vocabulario y mejorando la ortografía además de enriquecer las relaciones humanas y ampliar los conocimientos culturales del lector. 
Tener una fluida comprensión lectora garantiza y ayuda en gran escala a lograr el éxito impuesto por nuestra sociedad. Sin embargo, aunque los beneficios de tener unos hábitos lectores sean enriquecedores, esta acción se debilita a gran velocidad en el siglo XXI. 
La disminución del hábito lector puede estar ligada a diferentes factores como la economía del país y  la situación política y social de los ciudadanos entre otros. ¿Cómo formar lectores en barrios en los que la pobreza predomina? ¿Cómo transmitir el disfrute de la lectura a aquellos jóvenes que no han contado con un estímulo para la lectura? Aunque parezca difícil, es de suma importancia abrir ese camino cultural a los niños, y para ello, se podrían llevar a cabo dos acciones centrales: en primer lugar, proporcionar a niños y a jóvenes un encuentro con los libros capaz de conmoverles, y en un segundo puesto, crear espacios prioritarios en los que los mismos niños como los adultos puedan entrelazarse con las páginas de los libros o vincularse con los nuevos modos de lectura; y es que las nuevas tecnologías tienen una gran relevancia en la sociedad ya que han establecido nuevas maneras de leer que acomodan el momento de la lectura, como son los ordenadores que permiten ir y venir por las ideas y modificar estilos. Por ejemplo, los servicios de email y de chat online exigen permanentemente una lectura y escritura veloces.  
Sin embargo, paradójicamente, hoy en día estos servicios informáticos se han adueñado del tiempo que antes ocupaba la lectura. Los jóvenes prefieren estar en el ordenador o practicando otra actividad tecnológica que plantarse a disfrutar de un libro. Así, el leer ha pasado a un plano inferior en el que no se recalca su importancia de la que hablábamos al principio del texto. 
Actualmente existen muchas organizaciones y grupos socio-culturales promovidos mayoritariamente por el gobierno que intentan favorecer este ejercicio cultural entre la civilización. Aunque los resultados no se puedan contemplar debido a la poca madurez de estas campañas sí se puede observar la importancia de la unión que crean los jóvenes entre la lectura y una mejor adaptación cultural. 
Hay que mencionar que toda persona debe tener un acceso a la lectura, al placer que produce una buena obra; no sólo a través de un libro impreso, también por las modalidades de lectura que las nuevas tecnologías introducen. Probablemente éstas despierten mayor curiosidad y motivación en los que han tenido menos oportunidad para la alfabetización y volver a colocar la lectura en la escala de importancia que se lo merece. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario