viernes, enero 7

Un pequeño universo

Cierro los ojos y seguidamente empiezan las hebras imaginativas a construir cada partícula de esa sustantividad, o mejor dicho, abstracción. Un lugar único, sin ningún precedente anteriormente conocido. Sólo luz y calor, belleza y pasión, agua y savia, vida sin supervivencia. Atisbo un poder inhumano vagar y materializarse cerca estallando el firmamento. Comienza la hecatombe descomunal de mi génesis. Aún así, hago un esfuerzo y continúo intentado estabilizar esa realidad. Inundaciones, rayos, centellas, fuego, ascuas. ¿Cuál es la razón de la existencia de tal horrible tempestad? De pronto, observo una sangrienta herida en el lado oscuro del hermano menor del astro rey. La luz de la luna tiñe de un color rojizo mi cosmos. Mi precioso mundo sumido en el holocausto. Abro los ojos. Todo sigue igual. Sin embargo, noto una rara sensación en el pecho. La sangrienta herida de mi luna se ha establecido en mi realidad. 
No volveré a jugar a ser Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario