jueves, marzo 24

Maldito aguijón.

Eres tú la única persona que conoce la fórmula de mi muerte. ¿Cómo puedes pretender que te ame incondicionalmente si eres tú el único soplo que es capaz de apagar mi fulgor? Es normal que te tenga respeto, es normal que dude, que me lo replantee todo de nuevo. Empero ¿es prudente la opción de alejarme de ti para esquivar la destrucción de mi ser trozo a trozo, residuo a residuo máxime cuando puedes reducirme a polvo? Y si, al contrario, me acerco a ti...¿podré exprimir mi jugo vital hasta estrangular todas las arterias de mi cuerpo sin piedad siempre y cuando esté contigo?


Si lo pienso más detenidamente puedo llegar a la conclusión de que si eres la única persona que puede apagarme ¿por qué no puedes ser la única que me traslade a la gloria, al éxtasis, al culmen de mi luz? 

Post datum: A veces me gustaría que el amor estuviese en manos de Plutón, sin fe ni corazón.
Me muero por estar contigo al natural.  Saber quién eres tú, saber por dónde vas. Tentar tu tentación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario