sábado, marzo 19

¿Os cuento un secreto?

En ocasiones temo a mi capacidad oral. Cuando expreso en voz alta ideas controversas que no comparto pero que me apetece pronunciarlas por el mero hecho de que se salen de la regla, siento verdadero terror al creer que esas ideas articuladas por puro placer y descontrol se puedan materializar en mi vida real. Ya sé que es una tontería, pero pienso que existe algún poder que utilizará esas palabras contra mi persona en forma de penitencia justiciera. Contrariamente, las sigo pronunciando de una forma clara y precisa porque sé seguro que esa semiley mística nunca llegará para tal ominosa misión. ¿De dónde procederá este miedo total y absurdamente irracional? 


Ya ha dejado de ser un secreto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario