domingo, marzo 13

Error fatal el rencor

Constantemente tendemos a crear nuevos recuerdos cautivantes olvidándonos así de los no tan buenos. De lo que no nos damos cuenta es que estos últimos también han tenido su función en crear nuestro yo, tú, él, ella, nosotros, nosotras, vosotros, vosotras, ellos y ellas. A estos recordatorios tan olvidadizos también hay que reservarles un huequito en algún rincón de nuestro cerebro. En mi parecer, se lo tienen merecido. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario