jueves, mayo 5

Líneas sencillas

Tengo una mente bella. El punto de vista estético es omnipresente en todas mis cavilaciones, esa visión correspondiente a una filosofía basada en cánones ideales. Sin embargo, esos cánones los establezco yo, la clasificación de todo lo que entra a través de mi vista sigue aquellos patrones de idealización que yo impongo, reglas creadas y seguidas por mí. Observo esa belleza, la miro y analizo cautelosamente, un gozo estético sin precedente alguno. Ese gusto que consigue erizarme el vello, un placer sensorial mágico. Sin pausa alguna intento descifrarlo, conocer lo que me quiere decir, preguntándome por qué, cuándo, dónde, y sobre todo cómo se consigue una belleza tan plena al unir diferentes elementos inconexos. Una magnificencia que deriva a una envidia sana. Ese filtro estético resultado de mí queda maravillado por lo que está viendo y lo convierte en un referente en el grabado de mis ojos. Así mi mente se trasforma en una especie de gliptoteca memorial. Me encanta ver. 


1 comentario:

  1. No hay nada como ver la belleza en cada átomo de uno mismo :) hermosa visión

    ResponderEliminar