domingo, junio 12

Muevo los dedos de los pies.

Estar recostado en tu cama cuando sientes que no puedes mover el ojo izquierdo. Intentar ladear la cabeza y no poder. Un intento imposible de pestañear o guiñar. Carencia de sensibilidad en las extremidades corpóreas. Miedo, terror, ira extenderse a lo largo de todas tus entrañas mientras pides un desesperado grito de auxilio, socorro, ayuda. Sin embargo, tu boca no articula ninguna de esas órdenes. Silencio, soledad, un saco de pensamientos inmóvil. Comienzas a pensar si eso es estar en estado vegetativo, una especie de muerte en vida. Estar despierto pero sin ningún tipo de poder sobre otros, sobre ti mismo. ¿Así será el resto de mi existencia? Una pesadilla, me despierto. Pido un abrazo, un beso. Muevo los dedos de los pies. Lloro.

1 comentario: