jueves, agosto 18

Oro y plata.

El siguiente discurso lo entono en fa mayor, emperatriz y guardiana de sus discípulos si bemol, re menor y de su tonalidad homónima fa menor. Este manifiesto se está trazando mientras las centelleantes luces del firmamento explosionan en un espectacular e indefinible do mayor, grave, fuerte, un sonido sin precedentes cuya finalidad es comenzar una nueva sinfonía. Comienzo, pero advierto que cada nota de este vanguardista tratado está amenazada por todos los duendes de la mitología escandinava; a buen seguro que en algún momento del escrito el genio del frío dominará los signos, pero a buen recaudo aparecerán las ninfas de la luz, que espero que descongelen esos envenenados truenos. Allá voy.

Lo confieso. Sé que no tengo nada más que mis propias sensaciones, sentimientos, emociones, vivencias; miedos, alegrías, sueños, inquietudes, experiencias, utopías. He descubierto que mi virtud, energía, mi aura y mi moralidad no son materiales, sino que poseo el infinito. Soy cada luz de cada ventana, cada chispa en las ascuas, cada gota de lágrima. Sigo confesando. Mi exterior interno tiene reglas pudorosas, leyes que encierran al infinito; pero sé que tengo el alma de un caballero errante; sé que soy un diamante en bruto, rasgado y un poco roto. No obstante, tengo la certeza de que no soy bisutería de hojalata. Soy auténtico. Oro y plata. Tutankamón y Juana de Arco. Esa verdad existe aunque mantenga los ojos cerrados, aunque me sumerja en los oscuros abismos con los ojos clausurados. Debo reeducar a mi mejor amiga, para que no se filtren las tinieblas. También sé que hago difícil la vida de los que están en pleno partícipe dentro de mi círculo. Dejo manifestar ira corrosiva, caer problemas inmaduros. Muchas veces “me siento presa de mis propios hechizos”. La magia me cautiva, me engaña, me sostiene ante el quimérico vacío. Hago de la melancolía y nostalgia mi regocijo. Conozco gente que no habla mi idioma. Sólo conectamos, sintonizamos. 
Sí, así soy yo. Gracias. Aplausos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario